$#@! the media. More "Honduras as Iran"...

[See also "If Teguz were Tehran"]
Originally published in http://www.arretsurimages.net/, the article translated into Spanish can be found on the Rebelión website. Long story short, the France 2 channel displayed images of a protest against the Honduran dictatorship, passing them off as images from a recent protest in Tehran, as proof of just how repressive and violent the Irani police are against civilian populations. The international media, of course, has ignored these images in their original context.

Spanish version:

Rizando el rizo de la manipulación mediática
Lo que en Honduras no era represión, en Irán acaba siéndolo por obra y gracia de la prensa internacional

Pedro Antonio Honrubia Hurtado
Rebelión

La cadena France 2, emitió el pasado lunes imágenes de una protesta contra la dictadura hondureña tal como si fuesen imágenes de una reciente manifestación en Teherán. Concretamente, emitieron unas imágenes de la represión violenta de policías y militares golpistas en Honduras contra la resistencia popular tras el golpe de Estado, tratando de hacer pasar tales imágenes como si fuesen sucesos acontecidos en las revueltas desarrolladas en Irán el pasado fin de semana, como supuesta demostración de la violencia policial y la represión llevada a cabo por la policía iraní contra los manifestantes de la oposición.

La manipulación fue descubierta y denunciada por la web Arrêt sur images, que se dedica a analizar las imágenes que aparecen en los medios. Tal y como cuentan en esta web, esa fotografía se encontraba en una fotogalería del 9 de julio en el digital de Le Figaro.

Además, la cadena francesa no se conformó con una sola transmisión de las imágenes manipuladas. Tales imágenes fueron emitidas varias veces a lo largo del día en los diferentes espacios informativos de la televisora, tal y como se cuenta desde Aporrea.org. Hasta ahora la emisora no ha emitido ningún tipo de corrección ni aclaratoria sobre el hecho. Tampoco se espera que tengan pensado hacerlo, salvo, como mucho, para tratar de pasar la manipulación por un error inocente, tal y como ya han hecho en su defensa los medios de comunicación internacionales que han publicado la noticia, entre ellos el diario español Público.

Aunque, esta vez, lo más penoso del tema no es ya la manipulación de las imágenes en sí misma, algo que, por desgracia, no es nada sorprendente y ocurre a diario en esa y otras muchas cadenas de televisión occidentales, así como en radio y prensa escrita. Esta vez han ido mucho más allá de eso: esta vez han rizado el rizo de la manipulación mediática a través de una interpretación de las imágenes que varía por completo desde la primera interpretación que los medios dieron a las imágenes en su contexto original, hasta la que actualmente vienen haciendo en el contexto donde esas mismas imágenes han sido falsamente insertadas.

Es poco menos que surrealista que la cadena en cuestión se atreva a emitir unas imágenes de represión policial en Honduras como supuestas imágenes de represión policial en Irán, cuando los golpistas hondureños han sido bendecidos por los medios occidentales y tales imágenes han sido ocultadas sistemáticamente a la población occidental, o tratadas de tal forma que a los manifestantes reprimidos se los hacía pasar por culpables de la situación, y poco menos que merecedores de todo lo que les pudiese ocurrir, mientras que ahora se usan esas mismas imágenes para desarrollar unos juicios justamente contrarios a la hora de valorar mediáticamente la relación entre manifestantes y policías, represores y víctimas.

Aquellas imágenes, esas mismas imágenes que ahora emiten como si fuesen de Irán, cuando eran emitidas en su contexto verdadero, es decir, cuando eran emitidas como parte de las informaciones que se daban sobre los sucesos posteriores al golpe de Estado en Honduras, eran tratadas de tal modo que en ningún caso se podía hablar de represión policial o de ataque a los derechos humanos por parte de las fuerzas militares golpistas, sino todo lo contrario: eran cargas policiales legítimas contra turbas de vándalos enfurecidos que querían perturbar la democracia hondureña y sembrar el caos en el país.

Ahora, en cambio, paradojas de la vida que bien demuestran al grado de manipulación y bajeza moral al que pueden llegar estos medios, esas mismas imágenes son utilizadas para atacar al gobierno de Irán, para denunciar represión a los manifestantes de la oposición y para hablar de atentados contra los Derechos Humanos en Irán. En Honduras eran una cosa, ahora en Irán son justamente la contraria, según sople el viento mediático.

Es decir, en su contexto de procedencia, el contexto del cual provienen verdaderamente las imágenes, tales sucesos no eran muestra alguna de represión policial o de ataques a los Derechos Humanos en contra de los miembros de la resistencia hondureña opuestos al golpe de Estado, y, en cambio, unos meses después, insertadas falsamente en otro contexto, esas mismas imágenes pasan automáticamente a ser lo que antes no eran, por obra y gracia de la interpretación mediática que hacen de ellas en determinados medios occidentales, que ahora ya sí las ven como una muestra evidente de represión y de quebrantamiento de los Derechos Humanos de los opositores en Irán. Y eso que las imágenes son de Honduras y no de Irán. ¡Qué bárbaro!

En fin, qué más se puede decir. Así se las gastan estos medios, y así es como crean opiniones del mundo a su medida, tal cual quieren en cada momento, y según les interese en cada contexto. Más claro, agua: Una misma imagen, en su contexto real, es vendida como una cosa que no es, y en su contexto inventado es vendida como lo que sí es en realidad. En cambio, resulta que donde existe represión y ataque a los Derechos Humanos para los medios que emiten las imágenes es donde tales imágenes no son reales, y donde no existe nada de eso es precisamente de donde provienen tales imágenes en realidad. El mundo al revés. De locos. Y se quedan tan a gusto.

Cada día tienen menos vergüenza....

Rebelión ha publicado este artículo a petición expresa del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Comments

You want sickening...

I have sickening. An AP story on the murder of Edwin Canaca Mejia used it as an excuse to recycle Micheletti's lie that the resistance murdered Nicolle Cabrera.

So, yeah, our press is pretty sickening.